Se puede llegar a ser muy buen empresario si se reúnen las características necesarias, pero una cosa es clara, sin ayuda no se llegará muy lejos.

Un error en el que se puede caer de forma común desde la posición de cabeza de empresa es la de pensar que es la pieza central. Se debe tener confianza en los trabajadores y tener siempre presente que son posiblemente el pilar más importante de la empresa y que hace que se sustente, por lo que asegurarse de mantener su motivación y bienestar en la empresa es fundamental para llevar a esta al éxito. A continuación algunos consejos para cumplir este objetivo.

El puesto

Lo primero es lo primero y antes de contratar un trabajador (aunque suene muy de lógica) hay que cerciorarse en la entrevista de que está cualificado para el puesto de trabajo, y aunque lo esté saber medir su preparación para el mismo. Una persona altamente cualificada puede sentirse frustrada si le encomiendan otras tareas que no sean de su especialización o rango por lo que esto podría perjudicar a su motivación.

Facilitar el material necesario

El trabajador debe saber antes de iniciar un proyecto el objetivo del mismo y todo lo que se le pueda facilitar para hacer bien su trabajo, no hay que dar por hecho que los empleados lo saben todo, es bueno estar al tanto de sus trabajos y cómo los están llevando a cabo. Además, también hay que facilitarles en lo máximo posible las herramientas materiales, como un portátil en condiciones u otros utensilios que se requieran.

Dedicarles un tiempo de charla

Es bueno para el empleado que le dediques una breve charla antes de empezar a trabajar en la empresa, que sepan que estás al tanto y decirles que esperas de él. Esto ayuda a su integración y a que no se sienta como una simple “herramienta” de trabajo para la empresa… debe saber su rol, función y qué papel desempeñará.

post trabajadores.jpg

Felicitarles cuando se haga un buen trabajo

A todo el mundo le gusta que se le reconozca el trabajo bien hecho,  por lo que felicitarles cuando se lo merezca contribuirá a su estado de felicidad, haciendo que se sientan más apreciados en la empresa y esto ayude a un mejor desempeño de sus labores de cara al futuro.

Se respetuoso

Ante todo hay que recordar que todos somos personas y no nos gusta que se nos falte al respeto o se nos trate de malas formas, por lo que ser respetuoso con los trabajadores y demostrar que estás dispuesto a escucharles cuando hablan, también ayuda muy positivamente a la integración en la empresa y su rendimiento al sentirse más cómodos.

post trabajadores 2.jpg