Está claro que los eSports se están expandiendo y cada vez alcanzan nuevos frentes, por lo que en este artículo abordamos uno nuevo: Las Universidades.

Puede que cuando se piense en una Universidad se tenga en mente la clásica de las películas americanas: el campus, las aulas, fiestas…y deporte: baloncesto, fútbol americano, incluso otros más nicho  como por ejemplo soccer o lacroisse.

fifa esports universidad.jpg

Si pensamos en deporte universitario español tenemos que poner la mente blanco, no existe casi nada. ¿Qué tal si le añadimos los eSports como opción para intentar ponernos al nivel americano lo antes posible?

El deporte electrónico está en auge, cada vez abarca más terreno y medios e incluso cuenta con canales de televisión o hueco en las grandes cadenas para ser retransmitido en prime time.

Por lo tanto, desde “Play The Game” hacemos un llamamiento a las universidades para que apuesten por un club de eSports, ya que se trata desde nuestro punto de vista, una baza más que beneficiosa para jugar en el cambiante mundo de los negocios.

¿Qué és un club de eSports?

Call of Duty, League of Legends, Overwatch, Dota2… Todos estos juegos son válidos para crear una base de jugadores de eSports que se puedan juntar para competir o simplemente pasar el rato.

club esports universidad.jpg

Explicar en qué consiste un club de eSports no tiene mucho misterio, es bastante parecido a lo que podría ser el club de fútbol de la universidad o el de cualquier actividad patrocinada y subvencionada por el centro, pero dedicado al deporte electrónico.

Es cierto que aún existe cierta “pérdida” y “desinformación” respecto a este tipo de deporte, pero si se atiende a los datos que se aportarán a continuación se verá claramente que la fundación de un club de eSports de universidad puede ser más que interesante.

¿Por qué apostar por un club de eSports?

Los eSports son el futuro, es el presente...a discusión sobre eso, pero lo que no deja lugar a interpretación son los datos:

Durante el 2016, los eSports han gozado de más de 385 millones de espectadores, más que la propia Super Bowl.

  • A nivel mundial, generan una cifra de 700 millones de dólares.
  • A nivel España, los eSports cuentan con 3,9 millones de espectadores y casi doblarán en 2020.
  • La penetración de los videojuegos en los menores de 20 años rondan el 80%.
  • Se ha planteado también como deporte Olímpico de exhibición en París o LA 2024.
  • Según los datos, la media de jugadores de eSports se sitúa en los 31 años, pero realmente la mayoría rondan los 20 cuando se trata de videojuegos MOBA (Dota2, LoL…) y suele llegar a la cifra de la media en modalidades tipo shooter como por ejemplo CoD.

A nivel propiamente universitario:

grafico post profesional.png
  • Varias Universidades de prestigio participan en ligas, como por ejemplo la “The Ivy League” que engloba a varias de las universidades más prestigiosas de E.E.U.U. Yale, Harvard, Utah, Columbia y Princeton son algunas de ellas.
  • Se ha determinado que genera valores positivos a sus integrantes (por ejemplo concentración, toma de decisiones, trabajo en equipo o sentimiento grupal) es decir, mayor sensación de equipo y motivación por pertenecer a un colectivo.
  • En España cuentan con una expansión acrecentada, incluso ya comienzan a haber cursos universitarios para profesionalizar los eSports.
  • O la liga OGG

¿Sería posible que en España se llegaran a estos datos? Como se puede ver, es una gran oportunidad y los eSports no están exentos de poder formar parte de estas cifras en un futuro.

Las universidades españolas deben apostar por el club de eSports. Los motivos son variados:la edad de los estudiantes es justo la idónea, el deporte electrónico aporta muchísimo al integrante de los equipos, puede aportar ingresos adicionales y sobre todo puede provocar una mejora en la experiencia del alumno, así como un sentimiento de pertenencia a la universidad (cosa que no existe actualmente).

Las Universidades españolas tienen una oportunidad única de subirse al tren...o dejar que pase e intentar subirse al siguiente dentro de unos años como lamentablemente ha pasado en muchas ocasiones.